Make your own free website on Tripod.com
Esta es tu tierra
Inicio
Opinión
Noticias
Especial
Quiénes somos
Actualidad
Perfiles
La Provincia
Departamento
Cultura
Esta es tu tierra
Salud
Chica del Mes

Buenavista

Corregimiento situado al sur del municipio de Ocaña a 1.617 metros sobre el nivel del mar, 0° 42'32'' longitud oriental y a 7° 57' 55'' latitud norte, con referencia al meridiano de Bogota. Su territorio se extiende sobre diversos climas, predomina una temperatura de 20 grados; de acuerdo a datos tomados del ultimo censo, 2000 son sus habitantes. De el hacen parte las veredas Betica, Alto Grande, El Poleo, Buenos Aires, El Petaquero, La Meseta, El Rodeo, Alto de Filadelfia y Simiarigua, aclarando que en el ultimo ordenamieno territorial del municipio, la vereda El Caimito formó parte del corregimiento de la Ermita, pero la comunidad no ha querido aceptarlo y sostiene que era y seguirá siendo parte de Buenavista. Mientras que El Hoyo Caliente, hoy Quebrada El Rosal, si aceptó y hace parte del hermano corregimiento de La Ermita.

El 3 de Febrero de 1618, vino al caserío de Simitarigua el padre Franciscano Tomás Alonso García, a adoctrinar a aquellos naturales, acompañado del lego Miguel Aranza. Fueron recibidos por los indios con las mayores muestras de cariño y respeto, a lo que aprovecha el Fraile para iniciarlos en la vida civilizada, les dijo misa en una tolda que aparejó y después de tres días de permanencia entre los indios regresó a Ocaña.

Era cacique de Simitarigua el anciano Capoatil., los indios bajaron a Ocaña en un numero de 54 entre hombres, mujeres y niños, y se alojaron en el convento de los reverendos padres Franciscanos. Habitantes muy pacíficos, no opusieron estos naturales, ningún obstáculo para entrar en la vida civilizada. Todos los domingos bajaban a Ocaña a llevar un Fraile para que les dijera misa y eran mirados con especial predilección por el padre García, y los demás Frailes. Capoatil, después de un corto tiempo notificó al cacique Sinuga del buen tratamiento que les daban los Frailes y mandó a dos indios a visitar al padre García, el cual con el padre Juan de los Ríos, emprendió viaje al caserío de Sinuga, el día 15 de Julio de 1620, pasado un mes no aparecían los padres ni ninguna noticia de ellos, vino a Simitarigua el lego Aranza, a mandar a saber sobre los padres, pero esa noche llegaron llenos de alegría con la idea de construir un oratorio y acompañado del Cacique Sinuga y otros indios. El padre García, ordenó el acopio de piedras en el lugar más adecuado y en un plan del camino que conduce a Ocaña, encontraron una gran piedra negra y otras blancas. El lego Aranza propuso hacer el oratorio cocluyéndolo el 18 de diciembre de 1620. En 1621, celebraron la primera novena de Nuestra Señora la Virgen en su purificación y concluida se llevó a cabo la fiesta el 2 de febrero. La Virgen de la Inmaculada Concepción, prestada por doña Josefa Díaz de Zuloaga, los indios titulaban "La marica". En la procesión iba el lego Aranza organizando los indios vestidos con mantas grises y negras. Luego con la población Española recorrieron desde la Ermita hasta El Cerrito, donde es hoy el cementerio. Con notable orden, después los indios se dedicaron a tomar guarapo fermentado, y siguieron los bailes en los que la población Española era siempre espectadora.

El día 3 se bajaron los Frailes con la gente civilizada y a los indios se les dejó guarapo y comida, más las moyas de chicha, yuca y maíz que ellos preparaban, y se divirtieron por su cuenta.

El dia 5, termina la fiesta con la muerte del hijo de Capoatil, quien recibió de un indio un macanazo en la cabeza, que le dejo muerto en el puesto. A ese indio le administraron justicia los dos caciques el día 6, principiando por clavarle una flecha cada cacique y luego cada uno de los concurrentes.

Estas noticias llegaron a Ocaña por algunos indios que bajaron. Hizo temer a los padres, que no volvieron en cinco meses, hasta que el padre García se resolvió a venir, les dijo misa a la que concurrió alguna gente, volvió luego el padre de los ríos e inicio la catequización de los caciques. Para recibir el bautismo, se determino para esta solemnidad el día 19 de marzo de l.623, día en que se coloco una imagen de nuestro padre San Jose, en la Ermita. El dicho día 19 de Marzo, después de la misa, fueron bautizados los caciques a quienes se les nombro: Al de Sinuga PEDRO PABLO y al de Simitarigua JOSE, el bautismo de los demás catecúmenos se dejo para las tres de la tarde y hasta las 7 de la noche, Habiendo requerido en las aguas de la gracia 327 indios, al día siguiente bautizaron 52 y quedaron muy pocos que no quisieron entrar en el gremio de nuestra religión. El señor alcalde mayor de Ocaña nombro justicia de cada cacicazgo a don PEDRO y don JOSE, y a petición de los caciques, los Frailes nombraron dos hombres ancianos sin familia llamados  LUCIANO GALVIZ Y PEDRO ANTONIO QUIROGA, para que instruyeran a los indios en la doctrina.

Hasta aquí, copiamos  esta acta y creemos por investigaciones hechas en libros y archivos  de la ciudad, que el alcalde a que hace referencia este escrito  era el entonces  don LUIS TELLES BLANCO. Los  cacicazgos de Simitarigua y Sinuga fueron resguardo indígena hasta l.850, ano en que fue suprimido  según consta en la escritura publica, que reposa en la personería  de esta ciudad. Quedando los bienes en manos de la Escuela publica del sector.

En Octubre de 1822 a petición de los naturales, fue nombrado su protector al Dr. JUAN BAUTISTA MANZANO,  para que promoviera todo lo que fuera conducente a su bien de acuerdo a las leyes.

En 1.823, fue nombrado por el cabildo de Ocaña por ley del 8 de Octubre, alcalde del partido, en el pueblo de Buenavista.  En 1.905, Buenavista se hizo Municipio  gracias a los esfuerzos del presbítero  Dr. VICENTE RIZZO,  párroco del lugar, por las gestiones de Don AURELIO CAVAJALINO,  en su calidad de Diputado a la asamblea de Santander y Don LEONARDO SUAREZ, como Prefecto; pero fue suprimido como tal, porque sus  rentas no eran suficientes. La ordenanza de creación es la número 53 de l.902 y la suprime la numero 31 de l.910.

Las fiestas patronales en Buenavista se celebran los días 1,2 y3 de febrero, en honor a la Virgen de la Candelaria, por cumplir esta  los cuarenta días de dieta del nacimiento de Jesús.  Fecha que coincide con la fundación del  caserío.  Por su ubicación  fue escogido el nombre de  BUENAVISTA;  cuando fue elevada a parroquia  por coincidir también con el bautizo de mas de  Trescientos ochenta naturales, se le puso el nombre de parroquia San José de Buenavista.  Por  llamarse así al ocaso del siglo XIX, fue  traída una imagen de la virgen de Santa Lucia, para que los devotos tuvieran su patrona, fiesta esta totalmente religiosa que se celebra el 13 de diciembre. Por allá, en el año 1.965 cuando era párroco del lugar el presbítero LUIS BABOSA MOGOLLON ( Prime sacerdote nacido en el Corregimiento), junto con el hoy  Doctor HECTOR QUINTERO JAIME y don MANUEL SÁNCHEZ, les dio por la idea de hacer un reinado que buscara integrar las veredas que hacían parte del corregimiento, y fueron hasta El ESPIRITU SANTO a hablar con don MARTINIANO AVENDAÑOI Y DOÑA SANTOS, para que dejaran participar a su hija  CARMENCITA.  Desde ese entonces se celebran las fiestas con el numero central, El Reinado.  De los nombres ilustres podemos  citar al Doctor EUCLIDES JAIME GONZALEZ, Representante a la Cámara, su hermano AURELIO,  que fue el primer Buenavistero en  visitar y estudiar en Europa.   Buenavista es  un sitio turístico por su capilla; construida por el maestro CASTRO,  quien fuera el constructor de la torre de la Iglesia de San Francisco y la de la Iglesia principal en Cachira. Goza de  servicios públicos,  agua traída desde  Simitarigua, la energía eléctrica se instalo gracias al Doctor ARGELINO DURAN QUINTERO  cuando fue Gobernador del Departamento, goza de una buena carretera de diez kilómetros,  las construcciones de las viviendas guardan su estilo  antiguo.

Como caso curioso, de tres sacerdotes oriundos de Buenavista,  solamente uno murió ejerciendo en el presbiterio y los otros dos se retiraron, uno profesor en Canadá y el otro, ejerciendo la profesión de derecho en el país; hubo una sola monja que decide retirarse del noviciado.