Make your own free website on Tripod.com
Salud
Inicio
Opinión
Noticias
Especial
Quiénes somos
Actualidad
Perfiles
La Provincia
Departamento
Cultura
Esta es tu tierra
Salud
Chica del Mes

Cáncer de Seno
¡No le des la espalda a tu pecho!

Las mujeres deben realizarse una vez al mes el autoexamen de mama. Es ideal hacerlo cuando ha transcurrido una semana después del inicio del período, ya que la congestión fisiológica a la que se encuentra sometido el seno por el estímulo hormonal, ha desaparecido. De esta manera, el examen llegará a ser un hábito y conocerá mejor su cuerpo para poder detectas cualquier manifestación que pueda aparecer.

¿Por qué es importante?

Porque la mama es un órgano que cumple funciones estéticas y fisiológicas (lactancia). Por lo tanto debe recibir los cuidados necesarios para que pueda llevar a cabo esas funciones. Se ha demostrado que una de cada mil mujeres podrá presentar cáncer de mama en algún momento de su vida, y es mucho más frecuente en aquellas cuya edad está comprendida entre los 45 y 65 años.

Factores de riesgo

    - Antecedentes familiares de cáncer
    - Primera regla temprana
    - Menopausia tardía
    - Nacimiento del primer hijo después de los 30 años
    - Mujeres sin hijos
    - Estrés
    - Exposición a radiaciones
    - Obesidad
    - Dieta rica en grasas

Salud Oral
Cirugía Prepotésica

Por : Dr. Jorge Alexander Ochoa Barriga o.d c.o.m.f.

¿Usa prótesis total o puente, y siente que le tallan, no le adaptan, las siente sueltas o móviles, ha cambiado infinitas veces sus prótesis por no soportarlas?

Existe una técnica quirúrgica que le proporciona mejor soporte y retención de sus prótesis. Se llama aumento del reborde alveolar, ya sea con injertos óseos o implantes de hidroxilapatita HA no reabsorbible.

A medida que pasan los años y tras perder piezas dentales, el hueso sufre una reabsorción por atrofia funcional que se puede clasificar en: Tipo I, cuando se conserva suficiente altura del reborde pero insuficiente espesor; Tipo II, cuando se atrofia la altura moderadamente e insuficiente espesor; Case III, cuando hay completa reabsorción de reborde alveolar; y Clase IV, cuando la reabsorción produce ausencia del reborde alveolar hasta fractura del maxilar.

Se realiza un procedimiento quirúrgico que proporciona un lecho o sitio receptor para depositar un material que proporciona espesor al maxilar o a la mandíbula. El criterio para seleccionar injerto óseo o implante de hidroxilapatita es la clasificación diagnóstica del reborde.

Para rebordes clase I, II y III se puede implementar el uso de implantes de HA, el cual es un material cerámico granulado no reabsorbible, biocompatible con tejidos duros y blandos. Se aplica con unas jeringas especiales, entre el hueso y la mucosa oral. El procedimiento se puede realizar con anestesia local, en consultorio odontológico y con un costo beneficio bastante asequible. La experiencia clínica proporciona un pronóstico favorable y está indicado para pacientes de tercera edad.

En la próxima edición trataremos los rebordes clase IV.

Salud Mental
El honor de ser amo de casa
Por: Dr. Fabio Quintero Ujueta
Médico Psiquiatra

Por varios motivos ya por todos sabidos, durante más de un año desempeñé, como muchos otros padres actuales, el papel de "amo de casa", el cual juegan o jugaban por tradición nuestras mujeres. Como todo comienzo fue difícil y engorroso por falta de conocimiento y práctica en un área casi siempre restringida a l sexo fuerte, mientras  el sexo débil trabaja o trabajaba por fuera del hogar en busca del vil, pero útil dinero.

Con la experiencia aprendí por ensayo y error a realizar, delegar o supervisar las varias actividades propias de cada familia, como asesorar tareas escolares, cocinar, asear, pagar servicios, lavar y planchar ropa, cuidar mascotas, guiar el buen uso de nuestro tiempo libre como el hacer deportes, jugar o ver televisión idónea, eñ mantener nuestra salud integral, relacionarnos con otros familiares y amistades, y muchas actividades más que ahora dejo escapar no por menos importantes, sino por interminables.

Ahora, ya pasado este valioso y feliz aprendizaje suelo repensar en un par de cosas algo prácticas como otros quienes poseen aún la suerte de jugar el papel como a mí me pasó.

    1. Es vital por muchos motivos para nuestra salud familiar bio-sico-social, el apersonarse de tal rol clave.

    2. Por la crisis en inversión de nuestros valores éticos, individuales y grupales, solemos mal pensar que es prioritario ganar dienro sin sopesar a qué costo.

    3. Delegamos nuestra función indelegable de ejercer de papá y mamá, en niñeras o maestras, mientras nuestros hijos reclamas a gritos nuestra atención única.

    4. Subestimamos como padres, de modo defensivo, su necesidad filial e inaplazable de nuestra presencia maternal o paternal, para poder dedicar tiempo a nuestros intereses que podemos aplazar, si queremos, sin ningún traumatismo.

    5. Al contrario, nuestros niños y niñas no pueden darse el lujo de esperar, porque ellos y ellas experimentan y viven múltiples etapas críticas de su desarrollo biológico, síquico, social y espiritual, que no permiten o admiten su postergación.

    6. Si a un niño no le amamos en los primeros días, no le hacemos ver en sus primeras semanas, no le hacemos oir ni hablar en sus primeros años, después, aunque lo estimulemos de forma adecuada ya no podrá aprenderlo jamás.

    7. Nuestra cultura "machista" fue, y es, todavía enseñada y transmitida a nuestras crías, más por nuestras mujeres, que por nuestros hombres, por ser ellas quienes más tiempo se dedicaron y dedican aún a la crianza de las mismas.

    8. En nuetra lucha soterrada pero tenaz, por poseer el poder en el nido, se recurre, como en toda guerra, a trucos tales como el disimulo franco de una debilidad o al disfraz sutil de una superioridad, juego que jugamos sin apenas percatarlo.

    9. En nuestra cultura matriarcal y machista por la ausencia física y emocional del padre, a la mujer la hemos obligado sin opción a asumir el doble papel de mamá y papá con la consecuente infantilización y dependencia del parejo y progenitor, quien asume un rol sumiso, como de hijo mayor y no de padre, de patrón, de alguien a emular por parte de sus hijos en común.

    10. Cuando en una obra de teatro no hay límites definidos y claros en los roles a jugar de cada uno de los actores o actrices participantes, no se puede comprender y gozar de la trama sutil e interactiva de ideas, emociones, motivaciones y conductas de cvada individuo en escena. Así mismo, tampoco podremos desempeñar nuestros papeles específicos al interior de neustras familias si no somos o aparentamos lo que somos, sino que actuamos "como sí".

    11. Facilitaremos más nuestra vida cuando elijamos reconocer el valor emocional invaluable en pesos, del papel de "ama o amo de casa" y optemos por pagar salario contante y sonante a quien trabaje en tan loable y menos preciada labor.